Magdalena Joven y la Comisión de la Verdad, territorial magdalena, conmemoraron el Día Nacional de las Víctimas

Magdalena Joven y la Comisión de la Verdad, territorial magdalena, conmemoraron el Día Nacional de la memoria y la solidaridad con las Víctimas

Foto // Pedro David Tobias, Presidente de Magdalena Joven - Maria Jose Navarro, Activista por la Paz - Stalin Ballesteros, Coordinador territorial Magdalena de la Comisión de la Verdad.

En el evento, transmitido por las redes del Movimiento, participaron los expertos María José Navarro, activista por la paz, cofundadora de la casa de la Memoria Santa Marta y Stalin Ballesteros, coordinador territorial Magdalena de la Comisión de la Verdad.

Este viernes, 9 de abril, Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas del Conflicto Armado, el Movimiento Magdalena Joven llevó a cabo el conversatorio ‘Desde el Bogotazo hasta la Paz en disputa’.

En el evento, que fue transmitido por los perfiles en redes sociales del Movimiento, participaron María José Navarro, activista por la paz y co-fundadora de la Casa de la Memoria Santa Marta y Stalin Ballesteros, coordinador territorial de la Comisión de la Verdad en el Magdalena. La actividad fue moderada por nuestro director, Pedro David Tobías.

Los panelistas recordaron que la conmemoración simbólica de este día nación con la Ley 1448 de 2011, durante el mandato del entonces presidente y Premio Nobel de Paz, Juan Manuel Santos.

En ese sentido, Stalin Ballesteros mencionó que “es un día simbólico que se dio para ir abriendo las puertas a un escenario mucho más favorable a lo que se iba dando en el momento político, para que se diera el diálogo entre las extintas Farc-Ep y el Gobierno Nacional. Lo que buscaba el gobierno (de Juan Manuel) Santos era institucionalizar lugares que se habían convertido en espacios sociales y políticos de la sociedad civil”.

Al inicio del diálogo, Ballesteros y Navarro también comentaron el simbolismo que une al Día de las Víctimas con la conmemoración del aniversario de muerte del caudillo Jorge Eliécer Gaitán.

Así pues, el Coordinador territorial de la Comisión de la Verdad mencionó que aquel 9 de abril de 1948, con el magnicidio de Gaitán “hubo un levantamiento popular en muchos lugares de Colombia”; de igual manera, expresó un aspecto que ata a Gaitán con el departamento del Magdalena: “(…) Jorge Eliécer Gaitán llevó al Congreso todo lo que fue la Huelga y Masacre de Las Bananeras, en donde denuncia que el Ejército asesinó a los trabajadores para favores a la United Fruit Company”.

Tanto Ballesteros como Navarro coincidieron en que Jorge Eliécer se convirtió en la voz, por ejemplo, del proletariado y campesinado, y de todo lo que no cabía en la dicotomía del poder entre liberales y conservadores.

“Gaitán recogía las causas y las llevaba a un espacio de poder donde esto lo convierte en el caudillo. A través de los años nos damos cuenta que el país necesita cambio de la hegemonía cultural que a día de hoy sigue siendo colonial, patriarcal”, sostuvo María José Navarro.

En medio de la conversación, los panelistas invitados por Magdalena Joven reconstruyeron momentos de la historia nacional como la época de dictadura; el Frente Nacional, el auge del narcotráfico y las décadas de conflicto armado, que se convirtieron en periodos de tiempo con una alta afectación a la población menos favorecida, teniendo en cuenta las muertes generadas por los fenómenos mencionados.

Adicionalmente, los expertos aportaron conceptos sobre las características del conflicto armado que repercuten en la actualidad en el territorio nacional.

En este apartado, Ballesteros y Navarro mencionaron específicamente puntos como el despojo de la tierra, la participación política y el acceso a derechos fundamentales; además de, como caso específico de la jurisdicción, mencionar el impacto negativo que tuvo en Santa Marta y sus alrededores la presencia del exjefe paramilitar Hernán Giraldo.

“En el siglo más moderno que existe nosotros seguimos con raigambres premodernas porque el Magdalena es prácticamente una minimonarquía, un lugar feudal en donde lo único que hace falta es que se entreguen títulos nobiliarios. En cuanto a elementos estructurales, además de la tierra, hay un elemento importante y es el de la participación política (…) eso nos remite ahora que nos encontramos en una Revolución Feminista que muchos critican. Como la Revolución Liberal y la Revolución Francesa, lo que hace es cambiar estructuras, cambiar lógicas y esos cambios tan fuertes que logró la Revolución Feminista hace 60 años eran impensables”, manifestó Ballesteros, quien también resaltó los capitales: cultural, social, económico y simbólico.

A su turno, María José Navarro enfatizó que “hablamos del cierre de brechas campo-ciudad, de cómo acercamos la institucionalidad a la ruralidad (…) yo soy ciudadano o ciudadana en la medida en que tenga acceso a educación, salud, en la medida que pueda acceder a bienes y servicios que no tengo a veces ni en la ciudad. En Santa Marta el 70% de los ciudadanos no tiene agua, todavía nos estamos levantando a las 3 a.m. para mirar si de pronto llega el agua y podemos tener el servicio. Si en la ciudad estamos así, peor es en la ruralidad. Los grupos armados que controlan el territorio se convierten en el Estado en la ruralidad, no solo controlan el acceso a bienes y servicios, sino que además administran justicia”.

Foto // Maria Jose Navarro, Activista por la Paz - Stalin Ballesteros, Coordinador territorial Magdalena de la Comisión de la Verdad.

La disputa actual de la Paz en Colombia

Cuestionados por el director del Movimiento Magdalena Joven, Pedro David Tobías, sobe el panorama actual de la Paz en Colombia tras la firma e implementación del Acuerdo, los panelistas dieron su opinión sobre los principales retos.

“Creo que estamos con una institucionalidad débil y con muchos retos en el tema de la participación, sobre todo porque todavía hay presencia de grupos armados que disputan el territorio. Mientras no miremos hacia allá la implementación del Acuerdo va a ser lenta y compleja. Hoy tenemos que mirar cómo ampliamos esos escenarios diálogo, cómo empezamos a tejer entre todos esa identidad que nos permita construir sobre visiones de desarrollo y cómo implementamos desde lo territorial ese Acuerdo”, dijo María José Navarro.

Agregó la activista por la Paz que “debe haber un compromiso serio por parte del Gobierno y de los gobiernos locales con relación al tema de seguridad y las garantías hacia la vida de líderes y lideresas sociales en el territorio. Eso es fundamental y es un tema que siento, al menos en el Magdalena, que poco ponemos sobre la mesa”.

Navarro también mencionó la situación de disputa territorial por parte de actores armados en zona rural de Ciénaga, la cual catalogó de “muy seria” debido a que “pone en riesgo la vida de los líderes y lideresas de ese municipio”.

Entre tanto, Stalin Ballesteros acotó que “estamos en una paz en disputa, no estamos como estábamos antes del Acuerdo de Paz. Es más, hace cinco años cuando se votó el Plebiscito fueron más los que votaron en contra de la Paz y ahora son más los que están a favor del Proceso de Paz. Es decir, ha habido avances, pero esta Paz aún no tiene garantías por factores de persistencia”.

Puede ver el evento acontinuación.