Comunicado a la Opinión Publica.

POR EL CUAL RECHAZAMOS LAS AMENAZAS A LOS LÍDERES SOCIALES, POLÍTICOS Y PROMOTORES DEL PARO EN SANTA MARTA Y EL MAGDALENA

Desde el Movimiento Magdalena Joven rechazamos las amenazas de muerte, persecución y hostigamiento a los líderes sociales, políticos y promotores del Paro en Santa Marta y el Magdalena, por parte de cualquier grupo armado y/o civil.

Desde nuestra Dirección de Derechos Humanos hemos evidenciado y documentado amenazas de muerte, persecución y hostigamiento contra dos líderes políticos y dos miembros del comité promotor del paro en Santa Marta. Este último caso, corresponde a las amenazas de muerte, vía telefónica, contra el dirigente político y miembro del Partido Verde en el Magdalena, Luis Miguel Moisés García-Peña, denunciada en horas de la tarde del 17 de mayo de 2021.

Junto a Luis Miguel, se suman la de la presidenta de la misma colectividad en el Magdalena, Rosita Jiménez, quien fue amenazada de muerte en reiteradas ocasiones con llamadas, mensajes y arreglos florales enviados a su residencia. Ambas amenazas exigen su salida de la política y del Partido Verde.

También, se suman los señalamientos y hostigamientos contra Luis Fernando Sánchez, edil de Santa Marta, originadas a partir de publicaciones hechas por el senador del Partido Centro Democrático del Magdalena, Honorio Henríquez, en redes sociales; igualmente, contra el líder estudiantil Saín Barros.

Para Magdalena Joven es de suma preocupación que se esté intentando cercenar la participación política y ciudadana en Santa Marta mediante amenazas, persecución y hostigamientos, muchos originados a partir de señalamientos públicos por parte de algunos líderes del territorio.

Exigimos a todas las autoridades a brindar apoyo y acompañamiento necesario a Luis Miguel Moisés, Rosita Jiménez, Luis Fernando Sánchez y Saín Barros, para salvaguardar sus vidas.

Ante la difícil situación que atraviesa el país, invitamos a los ciudadanos, dirigentes políticos, sindicales y cívicos, a propender por escenarios de dialogo y debate, desde las diferencias, sobre los diferentes temas coyunturales y estructurales del país.

Rechazamos estos actos y todos aquellos que atenten contra la tranquilidad, la vida y el desarrollo libre de los derechos fundamentales de los ciudadanos, consagrados en nuestra constitución política de 1991.

Cada vida es valiosa, sagrada y merece ser valorada y respetada, los invitamos abstenerse de señalamientos que impliquen definir al otro como una de las partes que han protagonizado el conflicto armado en nuestro país. Debemos, como ciudadanos, aportar a la consolidación de una paz estable y duradera, a construir desde las diferencias una agenda de desarrollo sobre lo fundamental: la vida y la dignidad del ser humano.